Piscinas más pequeñas y de formas irregulares en 2023

Piscinas más pequeñas y de formas irregulares en 2023

Las piscinas con formas rectangulares dan paso a contornos sinuosos, imprecisos o incluso a la recreación de playas para su entrada o salida. El tamaño, por lo general, se ha reducido en los últimos años

El sector de la piscina en España cerró 2022 con un total de 26.800 piscinas nuevas construidas, una cifra que se espera alcanzar este 2023 ante las positivas expectativas generadas según datos del último Barómetro Sectorial de la Piscina. Pero, ¿cómo serán las piscinas residenciales en 2023? En este artículo nos adentramos en las tendencias de construcción y equipamientos que observamos para este nuevo año.

Los revestimientos tienen más texturas que recuedan a piedras naturales. | SHUTTERSTOCK

La piscina residencial en 2023

Dos elementos externos, pero relacionados, están marcando el futuro de las piscinas en España en los últimos años. Por un lado, el cambio climático y, por el otro, la pandemia de covid. En relación al primer caso, la temperatura media de España ha crecido 1,3 ºC en los últimos 60 años pero, sobre todo, se ha acentuado el calor y ha aumentado los meses naturales de verano. Es decir, en general, la temporada de verano es ahora más larga y puede ir desde mayo hasta octubre, como mínimo.

Los usuarios están interesados en criterios sostenibles: materiales, ahorro de agua y energía.

En relación al segundo caso, el covid ha potenciado la unidad familiar y las interacciones sociales, lo que ha impactado en el sector de la piscina no solo con un aumento considerable de la demanda de piscinas y sus equipos para nueva construcción o reforma, sino también su uso, ya sea familiar o compartido con núcleos de amigos, donde el interés está en disfrutar y relajarse en un espacio acuático, sin tener tanto en cuenta su tamaño.

A todo ello se suma el interés por atender a criterios sostenibles (materiales, ahorro de agua, energía y productos químicos) y tecnológicos, que implican un mejor tratamiento del agua (por lo tanto más salud) y un menor mantenimiento por parte del usuario (mayor comodidad).

Siendo consecuencias genéricas, pues todavía hay quien apuesta por la piscina residencial como un espacio de natación o, quienes tienen mayores posibilidades económicas, para una piscina interior para su disfrute todo el año, lo cierto es que ante una nueva construcción o la reforma de ese oasis que forman la piscina y el jardín ya construido, hay que tener en cuenta algunas tendencias para que la inversión significativa a realizar no quede obsoleta antes de tiempo. Y las vamos a dividir en dos: constructivas y de equipamiento.

Tendencias constructivas

Teniendo en cuenta la variedad de opciones existentes a nivel constructivo en las piscinas, tanto de técnicas como de materiales de construcción y revestimiento, en este campo, encontramos las siguientes tendencias:

Formas irregulares. Las piscinas con formas rectangulares o geométricas básicas dan paso a contornos sinuosos, imprecisos e incluso con recreación de playas para su entrada o salida (las llamadas piscinas de arena). También aumentan las piscinas tipo desbordantes e infinity, pues ofrecen una sensación de mayor tranquilidad. Opciones que se adaptan a todos los presupuestos y espacios.

Tamaño. En general, el tamaño de la piscina se ha reducido en los últimos años, posibilitanto su construcción incluso en espacios más pequeños hasta ahora impensables, no solo en el exterior de la vivienda, sino también en terrazadas de altura. A ello se suma también una menor profundidad. La felicidad consiste simplemente en poderse remojar un poco y relajarse en buena compañía.

Tipo de construcción. Si bien las piscinas fabricadas mediante gunite y hormigón siguen siendo las habituales, tendencias como la anterior marcan nuevos hitos como el uso del poliestireno expandido, creando piscinas más ligeras y con material aislante, y de instalación muy sencilla.

Revestimientos. Se apuesta por utilizar un revestimiento que recuerde a la naturaleza, generalmente en colores verdes o marrones de poco brillo, con texturas que recuerden a piedras naturales. Incluso los colores dorados oscuros con matices apagados pueden funcionar para aportar este aspecto natural. El azul estándar tan popular parece tomarse un descanso para dar paso a los tonos verdes, marrores o tostados. También resalta el negro, de apariencia menos natural pero más vanguardista. E, incluso, combinaciones de colores.

Contorno. Dos tendencias en este sentido. Por un lado, la integración de la piscina con la vivienda, entendida aquella como una habitación más de esta. Ello requiere mismos materiales (piedra, gres, porcelánico…) y colores a tono de la piscina y el jardín o terraza con los utilizados en la casa. Armonía en el entorno.

Por otro lado, crear una atmósfera diferente, alegre y divertida. Es posible con juegos de cascadas o fuentes de agua en la piscina, acompañarlo con un spa al aire libre u opción de doble piscina en niveles diferentes. También es tendencia un mayor uso de plataformas, ya sean al estilo solárium de madera o materiales compuestos, o de obra dentro de la piscina como repisa poco profunda donde tumbarse y tomar el sol.

Tendencias en equipamientos

Un vistazo a los productos más demandados según el Barómetro Sectorial de la Piscina marcan cómo serán las piscinas en 2023, con una clara visión hacia el consumo energético de la piscina y la facilidad de mantenimiento:

Equipos de electrólisis de sal. El agua salada sigue de moda, no solo para 2023 sino desde hace ya varios años. Los equipos de electrólisis salina son los más vendidos en España y no parece probable que cambie a corto plazo. Este producto, si bien más costoso inicialmente que el tradicional cloro, implica menos uso de productos químicos, mayor sostenibilidad y benificios para la salud del bañista.

Robots automáticos limpiafondos y sistemas de dosificación y control. Ambas tendnecias cumplen las expectativas y deseos de una mayor facilidad de mantenimiento. Entre los robots se oberva ya una tendencia hacia modelos sin cable.

Iluminación led. Transformar el ambiente de las piscinas iluminándolas por la noche es una de las tendencias con mayor popularidad. Las opciones de iluminación para piscinas de hoy en día van mucho más allá de las luces sumergidas estándar. A día de hoy está más que reconocido que las luces led brillan más, ahorran energía y ofrecen interesantes opciones de cambio de color.

Cubiertas y cobertores; bombas de calor. Estas soluciones elevan la temperatura del agua, con lo que podemos alargar la temporada de baño y recrearnos aún más en la piscina. Además, las cubiertas y colectores evitan que la piscina se ensucie con insectos, polen, hojas y otras suciedades, sin olvidar la seguridad que aportan ante caídas accidentales de niños o mascotas.

Compartir:

Deje su comentario

Índice de contenido

En clave

Artículos Relacionados

En clave

Te puede interesar

De Vila

Con un trato próximo y familiar de todo el equipo y la gastronomía de cocina ibicenca elaborada a fuego lento, con las típicas recetas de

Restaurante Asador Can Pilot

Especialidad en carnes a la brasa hechas a la parrilla, gran variedad de ensaladas y algunos platos típicos ibicencos, frito de pulpo, frito de cerdo,