Excelente comida, excelente trato

Excelente comida, excelente trato

Gratamente sorprendidos, tanto los calamares fritos a las tres harinas, la paletilla de cordero y el rodaballo salvaje, todo estaba exquisito. A pesar de estar en primera línea de la playa de Ses Salines, parque natural y que nos habían hablado de lo caros que son los precios en Ibiza, nos parecieron más que razonables, tanto por calidad como cantidad, platos generosos. Incluso a la salida nos compramos unas prendas en su boutique, amable y simpáticamente atendida. Sin duda volveremos.